Por Cielo Manzi y Natacha Montaña
Fotos Sofi Pérez

La tarde del sábado 28 de septiembre, el barrio porteño de La Paternal se vió colmado de jóvenes y niños que asistieron a la tercera edición del Festival “Futurock”, evento que lleva el nombre de la radio que ya lleva tres años al aire. Se estimaba una concurrencia de alrededor de diez mil personas pero terminó siendo para aún más debido a la gran variedad de propuestas que incluía, tales como shows musicales, feria gastronómica, patio cervecero, charlas de filosofía y feminismo, stand up, entre otros.  

El enfoque de la movida estuvo relacionado al contexto social y político que se está dando en la Argentina y convocó a miles de jóvenes que, siendo parte de esta nueva generación que “viene a cuestionarlo todo”, pudieron encontrar y hacer de Futurock su lugar. 

La grilla del evento era extensa, el comienzo se esperaba apenas para las 14hs y un cierre estimado para la una de la mañana. Además, el hecho de que se llevara a cabo en el Estadio Malvinas Argentinas permitía tener dos escenarios (el cubierto y el descubierto) posibilitando así, una gran variedad de artistas y diversidad de espacios de ocio y relax.

Desde la apertura hasta que empezó la bajada leve del sol, las charlas filosóficas y sobre feminismo se volvieron punto de encuentro para debates y cuestionamientos entre los jóvenes que ya desde temprano se encontraban allí. Por un lado, Julia Mengolini con Gabriela Borrelli en el escenario descubierto y por el otro, Ofelia Fernández con “Pepe” Rosemblat. También previamente tuvieron lugar en cada escenario respectivamente Las Ex, Weste, Mi Amigo Invencible y Hana

En el escenario descubierto en el horario del mate, Darío Sztajnszrajber se mostró fiel a su estilo en una puesta filosófica y rockera. A su vez, Noelia Custodio dió cátedra del humor en el escenario que se encontraba dentro del estadio del “Bicho”. 

A sala llena, Noelia Custodio inundó a carcajadas al público que siendo apenas las cinco de la tarde, llenó al top el escenario cubierto. Finalizado su sketch, en el escenario descubierto pudimos envolver a nuestros oídos con las melodías de Juana Molina que bajo el rayo del sol recorrió sus canciones acompañada por un público fiel. 

Un poco más tarde de lo estimado y a la par de Juana, Perota Chingó ya iniciaba su setlist. Ambas se presentaron vestidas de negro y con unas canciones que, sumada a una puesta en escena y la arenga del público, provocó que el mismo público cante «Seres extraños» y ellas canten a capela.

Mientras oíamos a la radio en vivo que se transmitía a la par de cada uno de los shows, se anunciaba la llegada de Louta al escenario al aire libre. Las luces rojas abundaban las pantallas y de a poco se comenzó a sentir el poco espacio que quedaba entre cada una de las personas que se acercaba a asistir a su show. Controversial pero como acostumbra, abrió con «Todos con el celu» y dió un show a la altura de las circunstancias. Todos saltaron y cantaron al ritmo de «Guacho» y «Chocolate», disfrutando del espectáculo audiovisual que Louta acostumbra brindar. Mientras tanto, Barbi Recanati, ex Utopians, procedía al escenario cubierto para dar cátedra y hacer entender que las mujeres no necesitamos estar a la altura de nadie para hacer rock. Los pañuelos verdes presentes y unidos, como si supiéramos todas que estábamos en el lugar correcto y de la misma vereda. Barbi señaló un cartel que mencionaba la necesidad de este derecho y en defecto, exclamó: «ese cartel que dice aborto legal en el hospital, es aborto legal en cualquier lugar», casi a los gritos como si pudiese hacer que el Congreso de una vez, logre escucharnos.

Pasadas las ocho de la noche, el tan esperado Wos irrumpió en el escenario y el público explotó. Con un recorrido por sus temas más clásicos y un invitado de lujo, A.C.R.U., el joven trapero regaló unas rimas improvisadas a los allí presentes, quienes aplaudieron y gritaron al unísono cuando cantó: “ahora festejamos tomando birra helada, porque ahora es octubre no se si te acordabas, que hay un gatito vende patria que se va de la rosada». También invitó a Ca7riel (guitarrista de la formación) a cantar un tema que está próximo a lanzarse. Juntos hicieron vibrar y poguear al público que, aún excitados, se dispersaron a la espera de Marilina Bertoldi.

Mientras tanto en el escenario cubierto, Eruca Sativa se presentaba y condecoraba lo que había sido el traspaso de artistas en ese escenario dándole el cierre. Lula Bertoldi (vocalista y guitarrista de la banda) se mostraba agradecida con el público que allí se encontraba bancando y acompañando como siempre lo hacen. Finalizado Wos, el escenario cubierto explotó para disfrutar de los últimos temas que tenía Eruca para brindarnos. 

El rock venía de la mano de las pibas y así tenía que ser. Por eso, finalizado el show de Eruca, Marilina Bertoldi, una de las figuras de la noche, se subió al escenario descubierto vestida con un traje blanco pero sin nada debajo del saco. Y desde su micrófono, pidió a cada uno de los hombres que allí se encontraban que estuviesen «ubicados» ya que, si alguna mujer decidía quedarse sin sostén en su show, no significaba que los estuvieran incitando a que realicen ningún comentario al respecto. El mensaje fue claro y el público la acompañó en una marea de aplausos. 

Luego llegó El Kuelgue, banda que hizo vibrar y bailar a muchos de los presentes dando pié a quienes se quedasen más tarde a presenciar el cierre que brindaría La Delio Valdéz

La banda de cumbia salió al escenario mucho más tarde de lo planeado pero aún así una gran cantidad de público se permitió disfrutar de cada una de sus cumbias. El agite que daba «Perro» Gabriel Rodríguez (vocalista/baterista) se trasladó hasta aquellos que desde lo lejos saltaban y bailaban también. 

Doce horas de encuentro bastaron para evidenciar que es posible realizar festivales apto para todo público manteniendo el respeto y la buena onda. Y ni hablar sobre contrarrestar a aquellos que decían que no había talento femenino en el rock, no hay talento, sobra. Y se dió cátedra de cómo la deconstrucción que va por dentro puede desmadrar hasta mismo un género musical. El mensaje de la tarde fue claro, aborto legal, seguro y gratuito; las mujeres empoderadas y unidas haciendo rock; y la juventud hacia adelante, resistiendo y transformándolo todo. Hay futuro, hay futurock.

shares