Por Maria Cielo
Fotos Emiliano Rojas Salinas

La tarde noche del viernes requería de un encuentro donde poder dejar de lado el estrés que atrae esta época del año y encender buenas vibras con un loop de canciones endulzantes. Por suerte para muchos, en el barrio de San Telmo teníamos una cita pendiente, un abrazo despedida hasta el año entrante y una propuesta para luego arrancar el fin de semana super distendidos. La cita era en La Trastienda y la propuesta la tenía El Plan de la Mariposa que se presentaba para despedir este 2019 a pura mística.

Un inicio a puro trapo donde “Te quiero” hizo vibrar a todo aquel que se hizo presente. A su continuación, el público se armó en un trance bailable al ritmo de “Azúcar negra”, luego Sebastián Andersen, muy emocionado, comenzó un agradecimiento eterno que se extendió a lo largo de todo el recital.

Con una lista muy arriba, El Plan de la Mariposa se conectó una vez más con los allí presentes, haciendo de La Trastienda un nido de energías que se renovaban constantemente.

El público que siempre que podía metía bocado para agitar al unísono el nombre de la banda, se reivindicó una vez más en cada letra que sonaba. ‘¡Transpiro mi dolor y que la cuenten como quieran!’ decía la letra de “Calle Mantra” mientras se unían público y músicos en un grito único. “Para naufragar tan lejos es un viaje y para eso hay que viajar abajo del Sol” decía Seba Andersen, dando inicio a la siguiente en la lista “Viajo con el sol”.

La joyita rememorando viejas épocas vino de la mano de “Braian”, canción del disco Trance Habitante (2013) que luego fue seguida de la reversión de “Libertad”. Llegado el momento de Cami Andersen al micrófono, comenta que “sentía la energía conectada con todos” y luego iniciaban “El cuerpo sabe”. La fiesta se hizo después que sonó “Romance con el desapego”, se sintió el clímax musical y grupal del público también, quienes entre saltos y bailes agitaban y cantaban a la par de esta banda que se titula como una familia (aunque dentro de ella sí haya realmente lazos familiares perse).

En la lista, un poco de todo, lo nuevo y lo viejo, lo conocido y lo que no tanto, aunque es cierto que no hubo canción que no estuviese acompañada en voz y energía por el público. “Se siente el cariño y la armonía, es muy importante para que cualquier proyecto musical pueda subsistir” decía Seba Andersen, mientras daba inicio al siguiente tema avisando que “estaba la Cruz del Sur cuidándonos”.

La lista concluyó con “La Vida Cura” y “El Riesgo”, ambos de Devorando Intensidad (2017). Los integrantes de la banda se notaron realmente muy agradecidos y contentos, mencionaron también que están en proceso de cerrar una etapa y que esta era la última fecha realizada de esta manera pero que de todas formas, estaban muy agradecidos de haber estado acompañados durante todo este camino.

Los recitales de El Plan de la Mariposa son un ida sin vuelta, porque así como te introducís en ese trance de melodías y letras sanadoras, salís totalmente renovado. Lo que no sabemos es qué se traerán en el 2020, pero por lo menos nos quedamos con esta energía renovable que sale de nosotros junto a ellos cada vez que se acercan a traer su música a nuestra Ciudad de la furia.

shares