Fotos Sofi Perez
Por María Cielo

El miércoles pasado nos encontramos con Guillermo Beresñak en Rockin Music Bar para charlar un poco sobre su último material que presentará el próximo 16 de Mayo en Niceto Club. Músico, productor, un artista con todas sus letras ‘mi música en este momento es romántica y quizás no responde a un estilo musical sino a un estado de ánimo’. Salgamos un poquito del estereotipo musical y adentrémonos en su mundo con La tremenda dimensión.

Guillermo se mostró contento pese a la intensa jornada de prensa que tuvo, nos comentó que aunque le dedicó mucho tiempo a la producción siempre estuvo esto pendiente, dedicarle tiempo a su lado artístico en todo lo que eso implica, “me siento feliz de poder dedicarme cada vez más de lleno a mi carrera como artista.  Tratando de organizarme mejor para la parte de producción de otros artistas, armando un equipo de laburo, como para poder hacer cosas para mí” dijo.

También nos contó que siente que por momentos se conforma como artista, pero la producción lo lleva a otro lado desde lo musical, “de cada artista aprendo cosas, no es que yo quería hacer eso justamente, pero me abren un mundo porque en principio me muestran música nueva que les influencian a ellos, y con eso yo aprendo” sostuvo.

La tremenda dimensión (2018) es un disco que nos lleva en un viaje de ida, con estilos e historias muy variadas. Detrás de esas 13 canciones, las historias remiten a un mensaje de amor pero no del romanticismo clásico, sino ligado a lo luminoso y optimista del sentimiento, “con arranques de furia pero celebrando justamente mi desafío de poder ser feliz a pesar de una realidad cruda” sostuvo el músico.

El disco, ecléctico como lo define el, refleja una parte de su vida y los distintos estilos musicales que tiene con respecto a todos lo que escuchó desde chiquito y lo que hace hoy en día también como productor. No se rige por un género y deja la puerta abierta para que lo descubran “abierto a todas las personas, destruyendo la grieta para unirse musicalmente por las emociones”.

El título del álbum “La tremenda dimensión”, como nos contó Guillermo, surgió de una historia que ocurrió en medio de una gira en Cuba con las Kumbia Queers. En su visita, se hospedaron en un espacio donde, en su hall principal, se hallaba una serie de cuadros donde José Martí aparecía a modo de retrato, todos con distintos estilos. Beresñak comentó que “había uno muy lisérgico, diferente, con la cara de él muy flashera con muchos colores, que decía la tremenda dimensión y en el mar de caras yo leí la tercera dimensión, que es algo que le pasa a muchos cuando leen la tapa del disco”, agrega “esa invitación a la confusión llevándote a una dimensión tremenda me pareció que a mi me reflejaba, era un lugar imaginario al cual yo también me iba cuando mi mente dejaba de sufrir al tocar el piano o escuchar una canción”.

Entre amores y confusiones, Beresñak confirmó que cumplió sus sueños en la música pero que la mayoría de estos sueños eran impensados. “Hay una canción que hice que dice que ‘no hay uno de mis sueños que no haya sido cumplido’. Yo acepto lo que la vida me da, la música me ha llevado a lugares y a cumplir sueños que ni siquiera me hubiera imaginado que iban a ocurrir y que ni siquiera me hubiera imaginado soñar”.

Guillermo Beresñak nos transportará a La tremenda dimensión en Niceto Club (Niceto Vega 5510, CABA) el próximo 16 de Mayo. Promete un recorrido por el disco y una puesta en escena especial. Entradas en boletería del evento y también por medio de Ticketek (https://www.ticketek.com.ar/guillermo-beresnak/niceto-club).

shares